22 de junio de 2017

IX FORO NACIONAL DE MUSEOS, MUSEOS E HISTORIAS CONTROVERTIDAS, DECIR LO INDECIBLE EN EL MUSEO

El día de hoy concluyó, una experiencia más, -no del mundo, sino,- del universo de los museos. El encuentro fue didáctico porque en el intercambio de conocimientos, prácticas y actualizaciones, siempre se aprende  mucho, pero sobre todo se enriquece nuestro espíritu con la adquisición de conocimientos necesarios para el trabajo museal, entre ellos el marco normativo y los aspectos técnicos, como la mediación, la museografía y la seguridad.
El Foro no se caracterizó por ser puramente teórico, también hubo talleres, una mesa de discusión y la visita al que yo considero hasta ahora el mejor museo de México, no en cuanto acervo, tamaño, visitantes o contenidos, sino en cuanto a organización, estructura, modernidad, museografía desafiante y otros criterios, que lo ponen al nivel de los mejores museos del mundo, al menos de los que yo he visitado; me refiero al Museo de la Memoria y Tolerancia. Parte de su éxito tal vez radique en que no es un museo público, tiene que completar sus recursos por otros medios, pues el ingreso por boleto es insuficiente.
Los talleres trabajados en el Foro, fueron: “Una museografía con enfoque pedagógico”, “La mediación de los museos”, “Metodología para conformar asociaciones civiles, patronatos o amigos del museo”, “La seguridad en el museo” “Museos e historias controvertidas: decir lo indecible en los museos”.
Entre las conferencias destacó “La divulgación significativa como herramienta de comunicación en el museo”, que dictó el Doctor Manuel Gándara. Además de que aprendimos mucho por la erudición del ponente, fue una charla muy amena, llena de contrastes anecdóticos. También sobresalió la conferencia de la maestra Flor Hurtado, alguna vez directora de Canal Once, y ahora directora de la Mediateca del INAH, con el tema Museos y zonas arqueológicas, portal de  mini sitios” y la titulada “Museo Virtual de Pachuca, que dictó la maestra Laura Sánchez.
La sede fue el auditorio Salvador Toscano del Centro INAH Hidalgo, los días 19, 20 y 21 de junio, en tanto la visita al museo de Memoria y Tolerancia, fue el día de hoy.
Como siempre se contó con el apoyo de otras instituciones que también aman el arte, la cultura y el patrimonio, como la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo y la Secretaría de Turismo del Estado, si bien en la inauguración, nos acompañó el secretario de la recién creada Secretaría de Cultura, todo aunado al evidente interés de los responsables, trabajadores y entusiastas que rondan el universo de museos, entre los que podemos contar a los museos comunitarios, entre muchos más.
Participó también el museo Atotonilli (de Atotonilco de Tula), con el tema “Caso de un museo exitoso”, experiencia a la que que yo le hubiese cambiado el nombre por “Caso de un museo modelo”, porque la Asociación Civil que lo conduce –El Ayate-, ha hecho en torno al museo, que la comunidad se interese y que encuentre un punto de identidad. Desde luego falta mucho, pero claro que se agradece y admira, el trabajo que cada quien hace en su museo.


Regresando al museo de Memoria y Tolerancia, del que dicen algunos es controvertido por su temática, -comentario que no comparto-, pues los genocidios, guerras, feminicidios, discriminación y sobre todo las llamadas construcciones sociales que han generado dos problemas en los cuales se apoyan ideológicamente las lamentables acciones predichas, son los prejuicios y los estereotipos. Las creencias religiosas y de otra naturaleza, también abonan a esto que en general podríamos decir que es una etapa de deshumanización.
Los museos en general son el instrumento o vehículo, por el cual alcanzamos cierta actitud reflexiva, lo que permitiría en un momento dado, humanizarnos de manera pensante.
Como vemos, el museo de la Memoria y Tolerancia no es necesariamente un espacio de denuncia social, es en todo caso, un obligado motivo de recordación de los grandes errores que ha tenido la humanidad, con la finalidad de no repetirlos, es un generador de conciencia, un espacio museístico que muestra las equivocaciones del hombre, pero también las oportunidades para ser mejores seres humanos. Fomenta valores para alcanzar reflexiones y cambios de actitud. Empero, hace falta una sección que nos hable de una realidad actual que son los desaparecidos en México y las muertes  ocurridas durante la llamada guerra contra el narcotráfico.
Derivado de lo anterior, tenemos que el museo es: “ …una institución permanente, sin fines de lucro, al servicio de la sociedad y abierta al público, que adquiere, conserva, estudia, expone y difunde el patrimonio material e inmaterial de la humanidad y su ambiente con fines de estudio, educación y recreo.” Yo le agregaría a la parte objetual, que también difunde y promueve, valores como el respeto y la igualdad-, principios éticos, derechos del ser humano, que persigue fines, además de los ya enunciados, de reflexión y de fraternidad.
A veces no sabemos la importancia o pluralidad de los museos, estos son finalmente, una vitrina donde se exhibe parte del quehacer humano con sus bondades y aberraciones.











4 comentarios:

Anónimo dijo...

Que interesante, felicidades por su esplendida información!!!
Le agradecería si puede decirnos donde se encuentra
el Museo de Memoria y Tolerancia.
Gracias por compartir.

Álvaro Ávila Cruz dijo...

El domicilio es Avenida Juárez, número 8, Delegación Cuauhtémoc, ciudad de México. Justo enfrente al hemiciclo a Juárez en la Alameda Central.

Anónimo dijo...

Muy interesante el tema de los museos ,sería muy bueno se abrieran estas conferencias para el público previa difusión del evento . Como siempre muy buena narrativa de las conferencias de estos talleres siempre es un placer leer y comentar en tu blog

Anónimo dijo...

Le agradezco